SITIOS DE INTERÉS

Horarios de Atención

Academics Docentes

Correo

Recesos Escolares

Pagos por Internet

Eventos



Principal
Biografías
Libros Recomendados
Mis Escritos
Mis Profes Escriben
Rincón de la Expresión
Encuento
Herramientas

MIS PROFES ESCRIBEN

Jóvenes: comunicación e identidad
“Ecosistema comunicativo
Rodolfo Cáceres Rojas

 

La aparición de un ecosistema comunicativo se está convirtiendo para las sociedades en algo tan vital como el ecosistema verde ambiental. Puesto que se encuentra en proceso de multiplicación y densificación cotidiana de las tecnologías comunicativas e informacionales, no tanto a la novedad de instrumentos tecnológicos sino a nuevos modos de percepción sensibles, audibles y visibles , es decir, a nuevas sensibilidades (sensorium nuevo), que en varios aspectos colisiona y desgaja el sensorium de los adultos,( lo establecido, lo normal ,lo anormal) produciendo descentramientos del saber(J. Martin Barbero/G.Rey,1999). Las funciones comunicativas del emisor, receptor, canal, y del mensaje ya no son rígidas, los roles se alteran constantemente.
De acuerdo con lo anterior, el saber se descentra de su eje, él libro que durante los últimos quinientos años, moldeó la práctica escolar de toda la humanidad, sufre una mutación que se evidencia con la aparición el texto electrónico (R.Chartier, 2001) y de la hipertextualidad (E. Berk/ J. Devlin, 1991) como nuevo modelo de organización y aprendizaje de conocimientos.
La escuela se masificó y se consagró como una institución transmisora de conocimientos, como medio rápido para acelerar el camino de la modernización, se centró en la función de distribuir del conocimiento y dejó de lado su oficio, como institución creadora del conocimiento. En este sentido, la sociedad y los jóvenes miran hacia la rapidez. La interpretación de la realidad, es hoy distinta. La comunicación audiovisual facilita una visión y un conocimiento inmediato, acerca los objetos, las fuentes de información están mucho más diversificadas, y la intervención, participación y autonomización del sujeto facilitadas por la tecnología son mayores y crecientes. Se potencia el pensamiento visual, intuitivo y global, estas experiencias los implican emotivamente y de modo inmediato propiciando conexiones entre los jóvenes, por ejemplo, es el caso específico de la música a través del rock , rap , el reggae y los videoclips como expresión de la fractura de los relatos.
Por lo mencionado, podríamos definir que el actual paradigma de la comunicación en LAS instituciones educativas, es el interactuar, intercambiar. La juventud hoy se comunica con la sociedad, más que a través de la tecnología, a través del cuerpo y de la sensibilidad. Los jóvenes ponen en escena nuevos modos de percibir el espacio y el tiempo, nuevos modos de narrar su vida y de estar juntos entre sí y con los adultos. Pero esto implica para ellos tener que dejar la mitad de su vida fuera del colegio, todo lo que de su vida pertenece a las culturas oral, musical, sonora o visual, es decir, sus gustos, sus manías, deben ser guardadas o disfrazadas para no ser señalados como irreverentes, esto nos indica que no solamente debemos atender la sanción al decomisar sus celulares o video reproductores de música, más allá del verde o el azul de sus mechones y de sus cortes “estrafalarios” se describe un mensaje no decodificado, hacer anotaciones en la agenda o en cualquier otro dispositivo conductista no ayudará eficazmente a descifrar ese contenido.
Para comunicarnos con nuestros jóvenes, debemos escuchar lo que ellos dicen, teniendo en cuenta su estilo para hacerlo, es decir, no podemos catalogar los decibeles alterados del rock o de sus gustos musicales modernos, como simple “ruido”; es descifrar lo que hay tras de ello, es ver, porque nuestros oídos son torpes e incapaces, de entender su música, y de la nueva ocupación que la música cumple hoy en su vida.
La oralidad ya no es analfabeta, es el habla de otra cultura, que coexiste no solo en el mundo rural sino en el mundo urbano popular, es una narrativa de identidad que retransmite el saber, por lo tanto, la música es un utensilio de reconocimiento de los jóvenes, es una nueva sonoridad que se traspone en la ciudad, en la sensibilidad urbana y nacional, que se muda en un decir y sentir de lo nacional. Lo que todo eso manifiesta que estamos ante asombrosas hibridaciones narrativas que pertenecen a diferentes voces del pueblo, a lo que Barbero define como; esos nuevos nómadas urbanos que se movilizan entre el adentro y el afuera de la ciudad montados en las canciones y sonidos, entre todas las periferias de la ciudad, relatos en los que detona una conciencia dura de la descomposición de la cuidad, de la violencia y de todas las problemáticas sociales existentes en el país y en el mundo.
Estas culturas de jóvenes, representan a los juglares del hoy, pues hacen la crónica de una ciudad en la que las estéticas de lo desechable se mestizan con las frágiles utopías que surgen de la desazón moral y el vértigo audiovisual. En la escuela tratamos de mostrarles lo que es correcto, pero afuera, en sus casas, en la televisión, en el internet, nada se tapa todo se muestra; el desamor, la traición, la corrupción, la falsa vanidad y el deseo de poder económico, y aunque esto no es solo de ahora, el verdadero problema radica en la masividad y rapidez con que nuestros muchachos y en general se están informando y creando patrones de similitud.
Por este motivo, reconocer a estas nuevas formas de saber y narrar en este ecosistema comunicativo, nos permitirán acercarnos con el mundo de los jóvenes, ese mundo que alguna vez tan bien fue el nuestro y el que algún día dejara de ser el de ellos, la educación necesita aceptar que no puede descalificar estas prácticas sensoriales que desdoblan nuevas subjetivaciones que son el proyecto a la identidad de nuestros muchachos.
Para finalizar vale la pena reiterar el cliché: “los jóvenes son el futuro de la humanidad”, si no se les atiende de manera idónea pueden llegar a ser peores seres humanos que nosotros los adultos del siglo XXI.


Advertencia: De acuerdo con lo establecido en la Ley 679 de 2001, todas las personas deben prevenir, bloquear, combatir y denunciar la explotación, alojamiento, uso, publicitación, difusión de imágenes, textos, documentos, archivos audiovisuales, uso indebido de redes globales de información, o el establecimiento de vínculos telemáticos de cualquier clase relacionados con material pornográfico o alusivo a actividades sexuales de menores de edad, por cuanto genera responsabilidad penal.
En caso de que tenga conocimiento de cualquier acto criminal en contra de menores de edad DENUNCIELO :
www.mincomunicaciones.gov.co
Más información...
COLEGIO AGUSTINIANO CIUDAD SALITRE
Cl. 23C No. 69B-01 Tel. 4272365 - 4272367 - 4272368
Todos los derechos reservados - 2007
Condiciones de uso